Mitos del Iktomi

Las culturas indígenas son fuente inagotable de mitos e historias sumamente interesantes, las cuales invariablemente nos dejan una enseñanza. Por ejemplo, en la zona de Mesoamérica, podemos rescatar varias de estas narraciones.

Ahora mismo, se me viene a la mente la leyenda del origen del maíz. Planta endémica del continente americano y fuente de alimento principal de la tribu azteca, asentada en lo que hoy es el país conocido como México.

Sin embargo, el mito de Iktomi tiene sus raíces en la región norte de América, pues procede de los Sioux. Lógicamente no existe una raíz etimológica tradicional para esa palabra, ya que no procede ni de una derivación griega, ni de una romana.

Iktomi puede definirse como “araña” y a menudo en las crónicas antiguas de esta civilización se le ve como una persona a la que le encanta jugarle bromas a los demás, y hasta en algunos casos, se le ve haciendo trampa para obtener un beneficio.

Tiene el poder de falsear información tanto a los hombres, como a las bestias para que estos sigan sus órdenes, sin cuestionarlo. Como era de esperarse, los Sioux utilizan esas historias para enseñar a los más pequeños, a nunca decir mentiras y sobre todo a no dejarse engatusar por nadie.

No debemos olvidar que, en las culturas antiguas, la humillación y la deshonra, no eran cuestiones aceptadas.

En narrativas más recientes, se ha podido deducir que el Iktomi algunas veces, era presentado como alguien de un carácter iracundo y violento que se dedicaba a castigar a quienes no querían seguir las normas de la tribu.

Es sorprendente y a la vez apasionante como un conjunto de historias que se van relatando de generación en generación, gracias a la transmisión oral, continúan impactando en el desarrollo cultural de nuestros días, pues nos muestra que, aunque ha pasado mucho tiempo de eso, muchos de los valores y creencias perduran en la sociedad moderna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *